Consejos de cocina: Sabrosas salsas sin aceite fáciles de preparar para acompañar vegetales al vapor

Los vegetales al vapor son una manera fácil de preparar vegetales y aseguran un plato lleno de magníficas vitaminas y minerales. Son realmente sabrosos cuando se preparan correctamente. Si decide adoptar un estilo de vida sin aceite, existen algunos trucos para crear el sabor que anhela y asegurarse de no extrañar la grasa añadida. A continuación se muestran algunas ideas para cocinar al vapor y saltear esos vegetales.

Vegetales al vapor
Cocinar vegetales al vapor es fácil si se cuenta con una olla a vapor de buena calidad. Encontré una sartén antiadherente grande y económica con una canasta vaporera de acero inoxidable. Es mi sartén más versátil. Cada dos días, cocino al vapor una gran variedad de vegetales, agrego una salsa y los guardo en el refrigerador para varias comidas.

Cuando cocine vegetales al vapor, tenga en cuenta que todos tienen diferentes tiempos de cocción. Prepare los vegetales que desee cocinar al vapor cortándolos en trozos medianos o en rodajas. Yo utilizo una variedad, pero mi combinación favorita son los champiñones, las cebollas, las zanahorias, las coles de Bruselas, el brócoli y los frijoles verdes. A veces uso zucchini o calabaza amarilla y omito las coles o los frijoles verdes. También puede usar apio, pastinaca, nabos, colinabos, batatas, colirrábanos o cualquier otro vegetal de su agrado. Se puede utilizar una combinación de vegetales frescos y congelados. Los congelados pueden tardar unos minutos más en cocinarse si las piezas son grandes.

Para cocinar al vapor, agregue aproximadamente dos pulgadas de agua a la sartén e inserte la canasta vaporera. Agregue primero los vegetales más densos, como las coles de Bruselas, las cebollas, el apio, el colinabo y las batatas. Fije la temperatura en media-alta. Tan pronto como el agua comience a desprender vapor, encienda el temporizador por 4 minutos. Luego agregue los vegetales de densidad media como las zanahorias, los champiñones, los nabos y la pastinaca. Cocine al vapor durante 2 minutos. Por último, agregue los vegetales menos densos como el brócoli, el zucchini y los frijoles verdes. Cocine al vapor durante 2 a 4 minutos. Revise después de 3 minutos, asegurándose de no cocinarlos demasiado. Una vez que estén tiernos, retire la sartén del fuego. Escurra la sartén. El agua restante está llena de nutrientes y llena de sabor. Le sugerimos que guarde esta agua y la use en sopas o para saltear vegetales.

Pruebe nuestra receta a continuación. ¡Siga nuestras sugerencias para la salsa!

Verduras al vapor-1
Sabrosos vegetales al vapor

SALSAS
Tengo una salsa básica que puede aromatizarse con diferentes hierbas y especias. Al prepararlos de esta manera, podría comer los mismos vegetales todos los días y no cansarse de ellos porque el sabor siempre será diferente. La salsa solo toma unos minutos para hacer.

1.-) Después de cocinar los vegetales al vapor, vuelva a poner la olla caliente (sin la canasta vaporera) sobre la hornalla.
2.-) Agregue aproximadamente 3 cucharadas de tamari o salsa de soya.
3.-) Luego agregue 2 o más tazas de agua de cocción de los vegetales al vapor o un poco de caldo de vegetales sin sal.
4.-) Luego agregue 1 a 2 cucharadas de algún edulcorante (como melaza, miel de maple, salsa de ají dulce, ketchup o salsa barbacoa).
5.-) Aumente o disminuya las cantidades de líquido según la cantidad de vegetales que haya cocinado al vapor. Calcule aproximadamente ½ taza de salsa para 2 tazas de vegetales.
6.-) Después viene la parte creativa. Decida cómo quiere darle sabor a los vegetales.

  • ¿Estilo italiano? Al líquido de la sartén, agregue ¼ de taza de salsa o pasta de tomate, 1 a 3 dientes de ajo picado, 1 a 3 cucharaditas de condimento italiano y 1 cucharadita de albahaca seca. Agregue una pizca de pimienta en escamas para resaltar el sabor, si lo desea.
  • ¿Estilo indio? Comience con una sartén limpia. Tueste 1 cucharadita de garam masala o curry en polvo, 1 cucharadita de coriandro molido y ¼ cucharadita de cúrcuma molida durante aproximadamente un minuto. Agregue los ingredientes líquidos de la salsa y espese con la maicena diluida en agua. Agregue una pizca (o más) de pimienta de cayena para darle un toque picante, si lo desea.
  • Para un estilo Tex-Mex, agregue 1 a 2 dientes de ajo picado, 1 cucharadita de ají en polvo, 2 cucharadas de pasta o salsa de tomate y una pizca de comino y pimienta de cayena. Considere agregar algunos granos de maíz a su mezcla de vegetales y cocinarlos con los vegetales menos densos.
  • Para platos chinos sin fuego, agregue 1 a 2 dientes de ajo picado, 1 cucharadita de jengibre recién rallado y ¼ cucharadita (o al gusto) de 5 especias chinas en polvo. Si desea algo más de picante, agregue 1 cucharadita de pasta de ají y ajo.
  • Para preparar una sabrosa salsa coreana, con un toque dulce y picante, agregue 2 cucharaditas de pasta de pimiento picante Gochujang (que se encuentra en las tiendas de comestibles asiáticas o en línea), 1 cucharadita de jengibre recién rallado y 1-2 dientes de ajo picado.
  • Para un estilo tailandés, reduzca el agua a 1/2 taza. Agregue 1 y 1/2 tazas de leche vegetal. Considere usar leche de avena o de coco para un sabor más neutro. Agregue 1 cucharadita de extracto de coco puro, 1 a 2 dientes de ajo picado, 1 cucharadita de jengibre recién rallado, 1 a 2 cucharaditas de mantequilla de maní, 1 cucharada de salsa de ají dulce (omita otro edulcorante), 1 cucharada de pasta de curry tailandés, 1 cucharadita de cilantro molido y 2 cucharaditas de albahaca seca. Para calentar, agregue pasta de ají y ajo al gusto (comience con 1 cucharadita).
  • Otra forma de variar la salsa es agregar una cucharada del jugo de algún cítrico (naranja, limón o lima recién exprimidos) y un poco de ralladura de su cáscara. Estos se pueden agregar a la salsa base sin la adición de especias y hierbas, o a una de las salsas aromatizadas. El limón sabe particularmente bien con el estilo italiano. La lima es genial para el estilo mexicano. La naranja le da un toque agradable a una salsa con sabor chino.
  • Los vinagres también son adiciones sabrosas. Unas cuantas cucharaditas de algún vinagre balsámico simple o aromatizado es un toque delicioso y le da un sabor agridulce a la salsa, diferente al agregado de un jugo cítrico. Otros vinagres que pueden usarse incluyen el vinagre de manzana y el de arroz.

7.-) Cuando todos los ingredientes de la salsa estén en la sartén, caliente a fuego medio-alto hasta que hierva a fuego lento.
8.-) Mezcle 1 cucharadita colmada de maicena o arrurruz en polvo con aproximadamente 2 cucharadas de agua.
9.-) Incorpore a la salsa hirviendo y revuelva hasta que espese. Agregue los vegetales al vapor y revuelva suavemente para cubrirlos.

Esta es una descripción muy básica sobre cómo crear fácilmente una salsa sabrosa sin aceite. No tenga miedo de variar las hierbas y especias, el edulcorante y los aditivos agrios que utiliza. Simplemente comience con una pequeña cantidad, pruebe y agregue más al gusto. La idea es divertirse y disfrutar de lo que ha creado. Está haciendo cosas maravillosas por su salud al decidir cocinar sin aceite. ¡Al usar una variedad de sabores, le encantarán sus verduras y no se sentirá privado de nada!

<i>~ M para el equipo del Veggie Fest</i>

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Comparte en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email

¡Oh, ahí estás!

Venga