Haz que cada día sea el día de la tierra

Desde que la pandemia arrasó con nuestras vidas, las rutinas diarias se han modificado por necesidad. Hemos aprendido a adaptarnos al distanciamiento social, a usar una máscara y a pasar más tiempo en casa. Durante este cambio radical, muchos de nosotros nos hemos reconfortado viendo películas y televisión.

Si se encuentra en esta situación y está buscando entretenimiento que también sea educativo, me gustaría recomendar el podcast Making Sense with Sam Harris (# 244 - Food, Climate, and Pandemic Risk).

Encontré este episodio particularmente apropiado para el mes de abril, cuando honramos el Día de la Tierra y el Día del Árbol. En una discusión reflexiva e inspiradora, Sam y sus invitados hablan sobre las amenazas que enfrenta nuestro hogar compartido y lo que podemos hacer para marcar la diferencia.

Por lo general, asociamos el Día de la Tierra con los esfuerzos para mantener nuestro planeta limpio, con el movimiento del reciclaje y con el desarrollo de fuentes de energía renovables. Si bien todos estos son objetivos valiosos y necesarios, este podcast arroja luz sobre algo mucho más cercano a casa: nuestra dieta.

¿Cómo afecta lo que comemos a la salud del planeta? Me gustaría compartir algunos puntos reveladores de la conversación:

Ineficiencia de la proteína animal frente a la proteína vegetal
Se necesitan 9 calorías de los alimentos vegetales para producir 1 caloría de carne de pollo. El número es aún peor para la carne de res y cerdo. Esto significa que criar pollos requiere 9 veces la masa de tierra, 9 veces más agua y 9 veces los pesticidas de lo que necesitaríamos para producir la misma cantidad de calorías de vegetales y legumbres. Según las Naciones Unidas, las ineficiencias de la producción de alimentos para animales contribuyen al 14.5% de todos los cambios climáticos provocados por el ser humano. Con recursos limitados y una población mundial de 8 mil millones y en aumento, estamos en un camino insostenible.

La ganadería y la contaminación de las granjas industriales
Para producir proteína animal en masa para satisfacer la demanda mundial, hemos desarrollado la “agricultura industrial”, con animales confinados en corrales de engorde durante la mayor parte de sus vidas. Hacinados en el interior y alimentados con una dieta antinatural de principalmente maíz y soja, contraen diversas enfermedades y se mantienen con vida gracias a un flujo constante de antibióticos. Las condiciones de hacinamiento producen una terrible cantidad de gases de efecto invernadero a partir de desechos animales que terminan contaminando las vías fluviales locales.

Conexión de los alimentos de origen animal con futuras pandemias
Me sorprendió saber que más del 70% de todos los antibióticos producidos en el mundo se utilizan en animales. Y si está comiendo carne, estos antibióticos terminan en su plato. Esto podría conducir a la resistencia a los antibióticos en humanos y al fin de los antibióticos en funcionamiento. Según la ONU, el consumo de carne animal es la causa más probable de la próxima pandemia.

¿La solución? Alimentos de origen vegetal
Con un sistema tan tremendamente ineficiente, ¿por qué no simplemente eliminar al intermediario e ir directamente a la fuente de alimento vegetal? Esto es exactamente lo que Sam Harris y sus invitados sugieren que contribuirá a preservar la ecología del mundo.

La pregunta es, ¿cómo convencer a miles de millones de consumidores de carne para que cambien sus hábitos profundamente arraigados? Uno de mis puntos favoritos de este podcast es la estrategia de los invitados para tomar la línea de menor resistencia. En lugar de convencer al mundo de que haga un cambio estricto en el estilo de vida dietético, necesitamos crear productos alimenticios a base de plantas que sepan tan bien o mejor que sus homólogos animales, pero que cuesten lo mismo o menos. Y la buena noticia es que esto ya está sucediendo. Las alternativas a la carne están apareciendo en las tiendas de comestibles de todas partes e incluso han llegado a los menús de varias cadenas de comida rápida.

¿Cómo se puede hacer una diferencia?
Si bien la mejor opción es adoptar una dieta basada en plantas, incluso eliminar el consumo de carne uno o dos días a la semana tendrá un impacto significativo en la reducción de nuestra huella ambiental. Podemos votar por la salud del planeta comprando frutas, verduras, legumbres, nueces y semillas, y alternativas a los alimentos de origen animal en el supermercado. Entonces, cada vez más productores de alimentos se levantarán para satisfacer la demanda de un futuro más saludable y sostenible.

Como dijo Albert Einstein, nada beneficiará la salud humana y aumentará las posibilidades de supervivencia de la vida en la Tierra tanto como la evolución a una dieta vegetariana.

–Brian Waterloo por el Veggie Fest Equipo

Brian Waterloo, gerente de ventas, meditador desde hace mucho tiempo y defensor de la alimentación basada en plantas, vive con su esposa en el área de Chicago.

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Comparte en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email

¡Oh, ahí estás!

Venga