Cocinando con una sola olla en un Donabe

"Estábamos juntos, el resto del mundo se me olvidó". - Walt Whitman

“Si realmente quieres hacer un amigo, ve a la casa de alguien y come con él. . . la gente que te da su comida te da su corazón ". - César Chavez

Recuerdo la primera vez que cené en una mesa comunal. Fue en Angelica's Kitchen, un restaurante vegetariano en la ciudad de Nueva York. Han pasado más de veinte años desde entonces, y las mesas comunales en los restaurantes hoy en día son un sitio habitual. En aquel entonces, fue una novedad para mí y una experiencia maravillosa comer y conversar con otros comensales.

Crecí en Irlanda, donde la simpatía era la moneda nacional y las cenas comunales generalmente incluían una olla enorme de papas asadas en la mesa. Desde el principio me quedó claro que cenar juntos puede ser una experiencia humana maravillosa. Solo compartiendo una comida, podemos construir una trama física, social y emocional más saludable para nosotros y nuestras comunidades.

Me encanta la idea de que preparar y comer alimentos puede convertirse en un momento de reflexión y gratitud, un acto sagrado. Partir el pan juntos nos recuerda cómo dar amor por medio de la comida. Cuando visité a mis suegros en India por primera vez, aprendí rápidamente la palabra Telegu, que significa "¿has comido?" porque me lo preguntaban muy a menudo En lugar de preguntar, "¿Cómo estás?" que en hindi se dice Tinnavaa?. También descubrí que podía deleitar a mis anfitriones con solo pedir más comida. La comida tiene el poder universal de unir a las personas.

Entonces . . . En este tiempo de distanciamiento social, podría ser inusual escribir un blog sobre la comida comunitaria, pero ¿quién sabe? Quizás necesitemos una dosis extra de humanidad y unión después de que todo esto termine. Puede ser una celebración alegre y una experiencia curativa comer juntos de nuevo, sentados cara a cara, lejos de los dispositivos y las distracciones, y recordando que las conversaciones son la verdadera moneda de nuestra vida cotidiana. Por ahora, estamos acurrucados, manteniéndonos a seis pies de distancia el uno del otro, y ¡tal vez anhelando trenes llenos de gente y poder comer en largas mesas compartiendo con extraños!

Los japoneses saben mucho sobre comer juntos y tienen palabras maravillosas que ilustran sus beneficios. La palabra Nabemono, que quiere decir "cosas en una olla" es una comida comunal de una sola olla. La experiencia comunitaria íntima se llama nabe o kakomu que significa "rodeando una olla". El significado más profundo se describe como Ichi-go ichi-e, "una vez en la vida", también conocido como un concepto cultural de atesorar la naturaleza irrepetible de un momento. Incluso tienen una olla especial llamada donabe (doh-NAH-bay) que se viene usando desde hace más de mil años. Hay un vínculo profundo entre la olla, los ingredientes y el ritual de reunir a amigos y familiares alrededor de una comida comunal.

Ahora bien, ¿qué es un donabe? Bueno, es una olla de barro que viene en diferentes tamaños y formas. Algunos donabe están hechos específicamente para cocinar arroz, como la olla de doble tapa llamada kamado-san. Un donabe está pensado para cocinar sobre una llama. Retiene el calor debido a sus gruesas paredes de arcilla. Los alimentos permanecen calientes y pueden seguir cocinándose con el calor residual. El donabe puede ir directamente de la estufa a la mesa y es práctico y hermoso. El arroz cocinado en un donabe sabe mejor, y es ideal para cocinar guisos y sopas a fuego lento.

El nabemono es una comida de una olla que se cocina en una estufa portátil en el centro de la mesa, y la olla está llena de caldo e ingredientes como vegetales, algas, tofu y udon (tipo de fideo grueso hecho de harina de trigo). De este modo es saboreado como una comida comunitaria, donde los comensales se sientan alrededor de la mesa y toman el alimento directamente de la olla. Existen numerosas variaciones del nabemono. Los caldos pueden ser tan sencillos como agua saborizada con un poco de algas secas, a sabores más fuertes hechos con caldo de vegetales o miso. Una receta básica puede basarse en unos pocos ingredientes, como tofu, champiñones y dashi (caldo japonés) u otros caldos rápidos y sencillos. Con solo un poco de daikon, cebolla verde, trozos de tofu y salsa de ají, un fácil plato de shabu-shabu estará listo en tan sólo unos minutos.

Un donabe necesita ser curado antes de poder usarse. Además, se debe tener especial cuidado con su mantenimiento, la limpieza y almacenamiento.

Las recetas para donabe se pueden adaptar fácilmente a las versiones vegetarianas. Si necesita una razón para permanecer juntos por más tiempo, solo saque el donabe y pruebe la receta a continuación. Este podría ser el antídoto perfecto para la vida moderna fracturada, y un recordatorio de lo que es más importante en la vida: cuidarnos unos a otros, la cercanía y la conexión. Entonces, cuando finalmente tengamos la oportunidad de celebrar y comer juntos, hagamos que sea un maravilloso acto de gratitud por las cosas simples que aún tenemos.

– Joanna Nagubadi para el Equipo Veggie Fest

Joanna Nagubadi creció en Irlanda y actualmente vive en Illinois con su esposo y sus dos hijos. Es una artista y fotógrafa que ha sido vegetariana durante más de veinte años. Junto con su esposo, dirige el stand de Art of Dosa en el Veggie Fest. Recientemente se embarcaron en otra aventura: ¡una tienda en el centro de Chicago!

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Comparte en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email
Mostrar Botones
Ocultar Botones

¡Oh, ahí estás!

Venga