Jarabe de sauco

Jarabe de saúco
Se sabe que el extracto de sauco reduce considerablemente la duración y la gravedad de los resfriados, la gripe y las infecciones virales. Varios estudios han demostrado que el uso de bayas de sauco al principio y en intervalos frecuentes puede reducir el virus de la gripe en 2 a 3 días. Úselo en jarabe para esos signos previos a la gripe: cosquilleo en la garganta, fatiga o dolor muscular. Es posible que pueda prevenir la enfermedad por completo.

Ingredientes

 1 taza de sauco negro deshidratado
 1 ramita de canela (opcional)
 Trozo de jengibre fresco de 1 pulgada, cortado en rodajas
 3 tazas de agua
 1 taza de miel sin refinar o miel de maple

Instrucciones

1

Poner las bayas de sauco, la canela, el jengibre y el agua en una cacerola no reactiva.

2

Llevar a ebullición, luego reducir el fuego a bajo, tapar y cocinar a fuego lento por 30 a 40 minutos, hasta que el líquido se haya reducido a la mitad. Retirar del fuego y enfriar un poco.

3

Con la ayuda de un prensador de papas o la parte posterior de un cucharón, aplastar las bayas cuidadosamente para liberar todos los jugos beneficiosos.

4

Colar usando una gasa para queso y así poder exprimir todo el líquido.

5

Cuando el líquido esté tibio, agregar la miel de abeja o de maple.

6

Verter en un frasco de vidrio de boca ancha. Etiquetar y almacenar en un lugar fresco o en el refrigerador.

7

Dosis estándar: 1 a 4 cucharaditas diarias según sea necesario para adultos.

Nota: Los niños menores de 1 año nunca deben ingerir miel o productos que contengan miel.

Usar 1 parte de miel por 1 parte de líquido conservará el jarabe durante varios meses, hasta un año. Si elige usar menos miel, mantenga el jarabe en el refrigerador y úselo dentro de unas pocas semanas.

Rinde 2 tazas

Compartir esta receta

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email

Ingredientes

 1 taza de sauco negro deshidratado
 1 ramita de canela (opcional)
 Trozo de jengibre fresco de 1 pulgada, cortado en rodajas
 3 tazas de agua
 1 taza de miel sin refinar o miel de maple

Preparación

1

Poner las bayas de sauco, la canela, el jengibre y el agua en una cacerola no reactiva.

2

Llevar a ebullición, luego reducir el fuego a bajo, tapar y cocinar a fuego lento por 30 a 40 minutos, hasta que el líquido se haya reducido a la mitad. Retirar del fuego y enfriar un poco.

3

Con la ayuda de un prensador de papas o la parte posterior de un cucharón, aplastar las bayas cuidadosamente para liberar todos los jugos beneficiosos.

4

Colar usando una gasa para queso y así poder exprimir todo el líquido.

5

Cuando el líquido esté tibio, agregar la miel de abeja o de maple.

6

Verter en un frasco de vidrio de boca ancha. Etiquetar y almacenar en un lugar fresco o en el refrigerador.

7

Dosis estándar: 1 a 4 cucharaditas diarias según sea necesario para adultos.

Nota: Los niños menores de 1 año nunca deben ingerir miel o productos que contengan miel.

Usar 1 parte de miel por 1 parte de líquido conservará el jarabe durante varios meses, hasta un año. Si elige usar menos miel, mantenga el jarabe en el refrigerador y úselo dentro de unas pocas semanas.

Rinde 2 tazas

Jarabe de sauco