El jardín de primavera

Todavía estamos en pleno invierno aquí en el norte de Michigan mientras escribo este artículo. Una inmensa capa blanca se extiende afuera, pincelada por docenas de urracas azules que se abalanzan para recoger semillas de girasol y maní de los comederos, delineando arabescos de plumas azules y blancas mientras vuelan. Y yo sueño con la primavera.

Saqué la vieja caja de metal con mis semillas del año pasado: las que sobraron y las que yo misma conservé. Todavía tengo muchas semillas, y estoy haciendo listas mentales de qué semillas ordenaré de brillantes catálogos de semillas y que recibiré por correo. Sus fotos de hermosos vegetales y frutas, hierbas y hojas presentan un mensaje subliminal, y me tientan a incluir una y otra variedad en mi lista de compras.

Todavía es muy pronto para planta la mayoría de las semillas en las macetas de mi solarium, pero dentro de unas pocas semanas comenzaré con varias especies de pimientos y berenjenas. Cuando regrese de mi viaje a la India a fines de marzo, comenzaré con los tomates y las hortalizas del género Brassica. Ese también será el momento de limpiar el pequeño y viejo invernadero de los restos de cáscara de nuez que han dejado las ardillas. Comenzaré a usarlo en abril para ayudar a endurecer los retoños que habrán brotado para entonces. En ese momento también plantaré en el invernadero pepinos y mis flores anuales: caléndulas y zinnia. Para entonces, 25 lechos de jardín deberán ser volteados y cubiertos con abono orgánico. Consultaré el trazado del jardín del año pasado y trazaré el plano de este año. Para cuando llegue mayo, el invernadero estará lleno de plantas para ser trasplantadas en los lechos de los jardines.

PREPARÁNDOSE PARA EL JARDÍN DE PRIMAVERA

Si es la primera vez que planea plantar un jardín, es bueno comenzar temprano y con poco. Los pasos siguientes le permitirán comprender lo que implica una parcela de jardín, pero no es necesario seguirlos al pie de la letra. Puede omitir varios pasos e incluso comprar plantas listas para ser sembradas en mayo o junio, aunque plantar uno mismo las semillas es parte de la diversión.

Febrero: Decida qué le gustaría plantar este año. En un papel, trace un bosquejo de su jardín y defina qué plantar y en qué lugar. Si usted es ambicioso y quiere darle un pequeño impulso a sus plantas, estudie qué plantas complementarias sembrar para una jardinería más exitosa. A algunas plantas les gusta acurrucarse unas con otras, mientras que otras pueden desprender sustancias que no son beneficiosas para las plantas vecinas. Un buen libro antiguo para consultar es Carrots love Tomatoes (Las zanahorias aman a los tomates), de Louise Riotte. Pídalo prestado de su biblioteca y vaya directamente a la tabla del final que enumera qué plantas se gustan entre sí.

En esta etapa, puede ser un placer soñar con cinco variedades de plantas de tomate, pero trate de ser realista. Vea qué podría crecer bien en su área, en su suelo, en su parcela de jardín. La mayoría de las variedades de plantas pueden crecer en climas nórdicos, ya sea en primavera o en otoño. Consulte los catálogos de semillas y haga una lista de semillas para ordenar. Trate de buscar compañías cercanas a su zona, así se asegurará de que sus plantas crezcan satisfactoriamente en el clima de su área.

Marzo: Una vez que tenga una idea clara de lo que plantará y tenga disponibles sus semillas, investigue cuánto tiempo tomará para cosechar cada variedad de semillas seleccionadas. Luego, comience a plantarlas de acuerdo a ello. Por ejemplo, la berenjena necesita una larga temporada de crecimiento. En el norte de Michigan, tenemos una temporada más corta, así que tengo que comenzar a sembrarlas a principios de marzo. Lo mismo ocurre con los pimientos. Como las semillas de pimiento tardan mucho en germinar (2-3 semanas), las siembro junto con las berenjenas.

En mi terraza, tengo una vieja mesa desvencijada solo para los retoños. La cubro con una lámina de plástico y coloco mis bandejas de semillas y macetas individuales directamente sobre el plástico. Después de llenar los recipientes con abono orgánico, siembro las semillas en las macetas, las riego y las cubro con una fina capa de plástico transparente para mantener la humedad. De esa manera, no necesito regar todos los días. Tan pronto como empiezan a brotar, quito la cubierta de plástico transparente. Si sus ventanas no están orientadas al sur, sugiero comprar algunas luces para viveros o simples lámparas de calor. Puede encontrarlas en línea o en almacenes de forraje. Eso ayudará a mantener calor/luz uniforme para estos sensibles retoños.

Abril: Este es el momento de comenzar con las plantas que necesitan más tiempo: tomates, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, okra o albahaca. Estas reciben el mismo tratamiento que las berenjenas y los pimientos. Solo recuerde que la albahaca es muy sensible al frío. Asegúrese de que siempre esté en un lugar cálido y soleado. Si tiene un invernadero o vivero, prepárelos para que pueda colocar allí sus retoños, a medida que el clima mejore. Las plantas de la familia Brassica son las primeras en colocarse en el invernadero, ya que son más resistentes que las otras plantas. Empiezo con las flores anuales y los pepinos directamente en el invernadero, pero a la albahaca la cuido y mantengo en la casa.

Tan pronto termina la temporada de nieve, volteo la tierra en los lechos del jardín y planto lechuga, zanahorias, espinaca, perejil, acelga, coles y otras plantas a las que les gusta el suelo frío.

Para esta época, el ajo que planté en octubre ha brotado y son las primeras hojas verdes en el jardín, las que utilizo las para condimentar mi comida.

Mayo: Aquí ya puede comenzar a llenar el invernadero con cualquier vegetal que necesite un poco más de tiempo. Si no tiene un invernadero, puede tener sus plantas afuera en la terraza para endurecerlas. Siempre puede guardarlas nuevamente si el clima enfría inesperadamente. Dependiendo de la zona en la que viva, puede comenzar a trasplantar sus plantas directamente en el suelo. Por lo general no me arriesgo y termino el jardín en junio.

Junio: A medida que el clima va calentando, el invernadero está lleno de plantas ansiosas por estar en su hogar permanente. Toma algunos días vaciar el invernadero, así que empiezo con las plantas más resistentes y luego continúo con las que gustan más del calor. Trato de terminar la mayor parte del jardín la primera semana de junio, con excepción de uno o dos lechos que dejo vacíos para plantas posteriores. Espero algunas semanas para plantar diferentes variedades de lechuga, zanahorias y espinaca, para luego trasplantarlas en junio y julio. De esa manera tengo lechuga y una variedad de vegetales de hojas verdes durante todo el verano.

Y pronto estaremos en pleno verano, con el jardín reverdeciendo, madurando, produciendo y ofreciendo su magia: tierra debajo de las uñas; el jardín lleno de color, hojas verdes en nuestros platos, una variedad de sabores en nuestra cocina y una profunda satisfacción de haber disfrutado cultivar alimentos en nuestro jardín.

Bueno, estoy adelantándome en el tiempo. Todo esto sucederá en los próximos meses. En este momento, salgo para reabastecer los comederos para pájaros.

- Lizzie Treefon para el Veggie Fest Equipo
Lizzie Treefon llegó a Estados Unidos desde su Grecia natal hace más de 40 años. Ella es una profesora retirada de idiomas y una ávida jardinera. En su granja de 20 acres en el norte de Michigan, ella y su esposo, John, cultivan y almacenan alimentos para la mayor parte del año. Aunque es vegetariana desde hace mucho tiempo, actualmente ha adoptado el estilo de vida vegano, haciendo sus propios quesos veganos y alternativas a la carne. Cuando no está cuidando su jardín, está viajando por todo el mundo para participar en retiros de meditación y seminarios.

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Comparte en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email
Mostrar Botones
Ocultar Botones

¡Oh, ahí estás!

Venga