Haciendo queso vegano en casa

Hace 43 años me volví vegetariana, y elegí una dieta lacto-vegetariana que evitaba la carne, el pescado, las aves, los huevos y sus derivados, pero aún consumía productos lácteos. Era un estilo de vida fácil y compasivo que se adaptaba bien a mis necesidades.

Luego me mudé al área rural del norte de Michigan y allí mi esposo y yo tenemos un gran huerto en casa con vegetales, frutas y frutos del bosque. Además, la variedad de plantas silvestres que crecen en el área es asombrosa. Puedo complementar mi dieta con vibrantes hojas verdes y hongos que abundan en los bosques detrás de nuestra casa. Recorrer el arroyo a principios de la primavera para recolectar berros, brotes de diente de león y totora, o caminar por el bosque en mayo y septiembre para recoger hongos morilla y chanterelle , son actividades placenteras para mí.

Cuando decidí hacerme vegana hace tres años, me di cuenta que extrañaba el sabor y la función de la mantequilla y el queso. Probé comprando las distintas variedades disponibles en tiendas, y estas llenaron ese vacío. Después de todo, hay una increíble variedad de productos disponibles, pero nunca me sentí completamente satisfecha. Después de casi dos años de encontrar sustitutos para los productos lácteos, comencé a pensar en hacer mis propios quesos.

Hace un año, comencé a ver varios tutoriales en YouTube. El proceso preciso de elaboración del queso se me hizo más claro, así que me armé de una variedad de libros de cocina para hacer queso, varios ingredientes especiales y di el salto.

Comencé con uno de los quesos más fáciles de hacer, concretamente, una réplica del queso feta, el feta mediterráneo con hierbas. Después de todo, crecí en Grecia y extrañaba el sabor del queso feta en mis ensaladas griegas caseras.

Hay muchos aciertos y errores en la fabricación de queso, pero tuve suerte porque ese primer intento fue un éxito. Entonces me enganché. Vi lo fácil que es hacer queso en casa, por lo que me aventuré con otros quesos populares: gouda ahumado, mozzarella, provolone y suizo. Luego, me dediqué a los quesos de nueces cultivados y añejos como el queso azul, cheddar de sabor fuerte y brie. Finalmente, comencé a hacer mantequilla, yogurt y mayonesa.

La belleza del proceso es que incluso si cometo errores (omito un ingrediente o cocino a fuego muy alto o bajo) y el producto final no es exactamente el que esperaba, el queso aún puede ser rescatado de una forma diferente. Puedo hacer una salsa de queso o usarlo para rellenar los ravioles, o simplemente servirlo sobre vegetales al vapor.

Hacer queso en casa es fácil, ¡realmente fácil! Sin embargo, como se necesitan ciertos ingredientes especiales, mi consejo es que se preparen con anticipación. Ordenen en línea y tengan todos los ingredientes sobre la mesada: no solo en frente suyo, sino previamente pesados y separados en pequeños tazones.

Esta preparación de los ingredientes se denomina "puesta en marcha". Este detalle es importante, ya que algunos componentes deben usarse primero y otros al final del proceso de elaboración del queso.

Hay una alquimia que tiene lugar en la fabricación de queso, cualquier tipo de queso, y ver y probar el producto final es muy gratificante.

Con algo de tiempo libre y la voluntad de experimentar, estarán listos. Para empezar, necesitarán un libro de cocina, o pueden ver videos de YouTube. Los libros de cocina que recomiendo son: "Evolución de los productos no lácteos: un enfoque culinario modernista a los alimentos vegetales no lácteos" (Non-Dairy Evolution Cookbook: A Modernist Culinary Approach to Plant-Based, Dairy Free Foods) de Skye Michael Conroy; "Este queso es una locura: Delicioso queso casero vegano" (This Cheese is Nuts: Delicious Vegan Cheese at Home) de Julie Piatt; y "Queso vegano artesanal" (Artisan Vegan Cheese) de Miyoko Schinner. Cubren la variedad de quesos con los que queremos comenzar. El primero tiene las mejores instrucciones para un resultado exitoso. Tiene numerosas páginas con instrucciones detalladas del paso a paso, que son muy valiosas cuando se está empezando. Les sugiero leer una y otra vez las instrucciones para familiarizarse con el proceso.

El ingrediente principal de los quesos puede ser leche de soya o de almendra, o una variedad de leches de otros frutos secos. Si se es intolerante a la soya o a las nueces, hay recetas para elaborar quesos a base de arroz, avena o semillas de girasol al vapor. La imaginación es el límite.

Si está haciendo la transición al estilo de vida vegano y extraña algunos sabores y sabores de su vida anterior no vegana, hacer queso en casa es asequible, fácil y muy satisfactorio. A veces, todavía compro queso vegano en la tienda, solo para comparar el sabor y para investigar qué ingredientes se usan, pero siempre vuelvo a hacer queso vegano en casa. Además, tenemos un especial receta de queso feta vegano para usted por The Gentle Chef (Chef Skye), échale un vistazo!

-Lizzie Treefon para el Equipo del Veggie Fest

Lizzie Treefon llegó a Estados Unidos desde su Grecia natal hace más de 40 años. Ella es una maestra de secundaria retirada de idiomas mundiales y una ávida jardinera. En su granja de 20 acres en el norte de Michigan, ella y su esposo, John, cultivan y conservan alimentos para aprovisionarse la mayor parte del año. Aunque es vegetariana desde hace mucho tiempo, ahora ha adoptado el estilo de vida vegano, fabricando sus propios quesos sin lácteos y alternativas a la carne. Cuando no está cuidando su jardín, viaja por todo el mundo para participar en retiros de meditación y seminarios.

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Comparte en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email
Mostrar Botones
Ocultar Botones

¡Oh, ahí estás!

Venga